Madres Salesas de Valladolid

Madres Salesas de Valladolid

María Manuela Peguera y Pedrolo, baronesa de Rocafort,  quiso fundar a mediados del siglo XIX en Barcelona un convento de la Orden de la Visitación. No lo consiguió, y el canónigo de la Catedral de Valladolid, José Rubio, la ofreció que la realizara en Valladolid, lo cual aceptó, consiguiendo  las autorizaciones pertinentes.

En diciembre de 1860 llegaron las religiosas a Valladolid, instalándose en el Monasterio de Santa Clara.

El 23 de abril de 1862 se trasladaron a la calle Santiago, al Monasterio de las Comendadoras de Santa Cruz, lugar que conocemos hoy como Las Francesas, siéndoles donado el edificio oficialmente por la reina Isabel II.

En 1868, la revolución destronó a la reina y dejo sin efecto la donación, teniéndose que trasladar al Monasterio de las Huelgas Reales hasta el año siguiente en que volvieron al edificio de la calle Santiago.

Vendieron el edificio a las Dominicas Francesas, y construyeron uno nuevo en el Prado de la Magdalena, donde trasladaron en 1886. Pero este edificio tenía muchas humedades debido al paso de la Esgueva, y por ello adquirieron, el 25 de septiembre de 1888, el Palacio de Los Mudarra en la actual calle Juan Mambrilla. Las religiosas se trasladaron al nuevo emplazamiento el 22 de mayo de 1889.

Este palacio  fue edificado para el deán de la catedral de Palencia, Antonio de Mudarra, en 1550 pertenecía a Diego de Mudarra, y cuando fue adquirido por la comunidad a Clotilde Arellano y Orduña.

La fachada es de piedra de sillería. La portada es de arco de medio punto, con pilastras corintias a los lados, que sostienen el entablamiento que está rematado con flameros. Sobre ella está el balcón.

En el interior, zaguán rectangular con salida al claustro. El claustro es de dos pisos construidos con piedra labrada, tiene cinco arcos en cada lado, con columnas lisas con capitel jónico.

El 22 de noviembre de 1907, el ayuntamiento concede licencia para realizar la ampliación del convento en las calles Juan Mambrilla y Colón. El proyecto de las nuevas dependencias y de la iglesia lo realiza el arquitecto Teodosio de Torres. Se trata de un edificio de dos pisos construido en ladrillo sobre zócalo de piedra.

La iglesia es de una sola nave, con coro alto a los pies.

En la iglesia se pueden admirar: un retablo de Esteban Jordán con un altorrelieve del Nacimiento, una escultura de San Francisco de Sales de Pedro de Avila y una gran tabla flamenca representando el Calvario.

 

 

Texto y fotos cedido por:https://www.valladolidweb.es/valladolid/imagesmagvall/069.htm